Arte y Cultura para jóvenes
Índice  
  Home
  Editorial
  Índice (Mapa del sitio)
  Artista del mes
  Literatura
  Poesía
  Pintura
  Cine
  Historia
  Ciencia
  Fotografía
  Música
  Danza
  Ecología
  ¡Abre los ojos!
  Filosofía
  Modelo a seguir
  Edificio del mes
  Mitología
  Rebelión
  Fan de...
  Carrera a elegir
  ¿Sabías que...?
  Anime
  Cómic
  Recomendaciones del mes
  Foro ACJ
  Encuesta
  Libro de visitas
  Contáctanos
  Año 2- N° 7 Agosto 2008
  => Editorial N° 7
  => CLAMP (II Parte)
  => Edipo Rey (Literatura Clásica)
  => Jesucristo Gómez (Literatura Contemporánea)
  => Ella es así (Cine)
  => Los Falsificadores (Cine de Arte y Culto)
  => Nacional Socialismo I Parte (Historia)
  => Babasónicos (Música)
  => Los gadgets (Ciencia)
  => Fotografía N° 7
  => Danzas Polinesias (Danza)
  => Un frío malestar (Ecología)
  => Señales de los ladrones (¡Abre los ojos!)
  => Pop Art (Pintura)
  => Visualizando la vida (Filosofía)
  => José Vasconcelos (Modelo a seguir)
  => Centro de las Artes en Abu Dhabi (Edificio del mes)
  => Apolo y Dafné (Mitología)
  => Entrevista N° 5
  => Titeritirismo (Rebelión)
  => Arte sobre la tierra (¿Sabías que...?)
  => Spider-man (Cómic)
  => Elfen Lied (Animé)
  => Ramón López Velarde (Poesía)
  => Recomendaciones N° 7
  Ediciones Pasadas
Todos los derechos reservados.
Apolo y Dafné (Mitología)

 

Apolo y Dafne
El amor es una cosa impredecible
                                                                                
 Por: Raúl
 
Eros, el antiguo dios del amor, cambió de forma entre los olímpicos. Se convirtió en un niño rollizo y juguetón llamado Cupido. Su juguete favorito era un pequeño arco con el que lanzaba en todas direcciones dos tipos diferentes de dardos: los de oro y los de plomo. Cuando un dardo de oro alcanzaba a alguien, encendía en cualquier criatura viviente la pasión del amor. Por el contrario si se trataba de un dardo de plomo, un sentimiento de repulsión y desprecio inundaba a la víctima.
 
En una ocasión Apolo, el dios de la luz, la medicina y las artes, encontró a cupido jugando en el campo.
 
-Regresa al Olimpo, niño- le dijo- y deja de molestar a los demás con tus caprichos. Mira esto-continuó mientras mostraba su arco y sus flechas de plata-. Éstas son verdaderas armas y no tus juguetes…Vamos, regresa al Olimpo.
 
Cupido agachó la cabeza y se alejó de ahí en silencio, pero no porque estuviera apenado, sino que iba ideando la manera de darle una lección al engreído de Apolo. Pronto supo qué hacer. Regresó hasta donde estaba Apolo y, sin que éste lo viera, clavó en su corazón un dardo de oro. Luego echó a volar por el campo hasta toparse con una bella jovencita recostada despreocupadamente sobre la hierba. De nuevo sin ser visto atravesó el corazón de la joven pero ahora con una flecha de plomo. Después se instaló cómodamente entre las ramas de un árbol a ver el resultado de su travesura. Un poco más tarde Apolo pasó por allí y en cuanto vio a la chica quedó profundamente enamorado de ella. Ésta a su vez sintió una extraña repulsión por el dios.
 
Apolo la saludó pero ella no le hizo caso. El joven trató por todos los medios llamar su atención pero no logró hacerlo. Al no ver otra alternativa concluyó: “Si no quieres mi amor por las buenas entonces lo tendrás por la fuerza.” Y se lanzó sobre Dafne quien salió corriendo con Apolo detrás. Corrió y corrió pero nunca pudo alejarse suficiente de su perseguidor, quien lleno de amor seguía.
 
Al no ver otra salida, Dafne imploró a los dioses que la libraran de su indeseable  pretendiente. Ella hubiera preferido cualquier cosa antes de corresponderle. Justo al terminar su plegaria Apolo la sujetó. Pero ella no era la misma: los dioses la habían socorrido.



El cuerpo se le endureció; sus pies se hundieron en la tierra y comenzaron a echar raíces. Apolo adivinó lo que sucedía, pero por más que intentó nada pudo hacer para impedirlo. Dafne extendió hacia el cielo los brazos que ya se habían convertido en ramas. Rápidamente su cuerpo se cubrió de corteza y forraje. Apolo intentó desesperado besarla, pero justo cuando lo iba a hacer la corteza cubrió totalmente el rostro de la joven.
 
Fue de esta manera que Apolo quedó eternamente enamorado de Dafne, quien se convirtió en árbol y dio origen a una nueva especie: el laurel. Desde ese día y por siempre Apolo lleva una corona de laurel en sus pinturas y retratos.
 
Encuesta  
   
Publicidad  
   
Directorio  
  DIRECCIÓN
Esperanza
Patricia

COLABORADORES DE CADA SECCIÓN

DAGA
*Danza

KIMISHIENNE
*Filosofía
*Cine

RAÚL
*Cómic
*Mitología

GATO
*Música

DANTE
*Anime

KATE
*Fotografía

LUIS ÁNGEL
*Pintura

YOLANDHA
*Ciencia

JOSÉ LUIS
*Historia

SUZET LOVEGOOD
*Sabías que...?

ESTHER
*Literatura Contemporánea

PATRICIA
*Ecología

ESPERANZA
*Literatura Clásica
*Cine de Arte y Culto
*Rebelión
 
Nosotros también queremos leerte  
  Ya sea en el Foro, escribiendo al correo: revista_acj@hotmail.com o simplemente dejando tu opinión en el Libro de Visitas. Elige la opción que quieras pero escríbenos!  
¿Dónde estás?  
   
Hoy habia 1 visitantes (19 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=