Arte y Cultura para jóvenes
Índice  
  Home
  Editorial
  Índice (Mapa del sitio)
  Artista del mes
  Literatura
  => Literatura clásica
  => Literatura contemporánea
  Poesía
  Pintura
  Cine
  Historia
  Ciencia
  Fotografía
  Música
  Danza
  Ecología
  ¡Abre los ojos!
  Filosofía
  Modelo a seguir
  Edificio del mes
  Mitología
  Rebelión
  Fan de...
  Carrera a elegir
  ¿Sabías que...?
  Anime
  Cómic
  Recomendaciones del mes
  Foro ACJ
  Encuesta
  Libro de visitas
  Contáctanos
  Año 2- N° 7 Agosto 2008
  Ediciones Pasadas
Todos los derechos reservados.
Literatura contemporánea

CIEN AÑOS DE SOLEDAD

Gabriel García Márquez

 

     Esta historia se desarrolla en un pequeño pueblo llamado Macondo, los Buendía son los protagonistas: José Arcadio Buendía y Úrsula Buendía (primos y esposos). A este pueblo cada año llegaba un grupo de gitanos, el principal de ellos era un individuo llamado Melquíades, que en cada nueva visita mostraban atracciones completamente nuevas para los habitantes; en una ocasión fue el hielo.

José Arcadio Buendía y Úrsula procrearon tres hijos; José Arcadio, Aureliano y Amaranta, aunque Úrsula decía que los hijos podían nacer con cola de cerdo al tener los padres un parentesco cercano.

A José Arcadio Buendía siempre se le vio interesado en todo lo que hacía Melquíades, por lo cual constantemente realizaba experimentos y descubría cuestiones que en Macondo eran nuevas, pero no en el mundo; un ejemplo de ello, que la Tierra es redonda. 

José Arcadio y Aureliano en su juventud eran muy unidos, pero eso termina cuando José Arcadio se va del pueblo con los gitanos. Éste recorre el mundo repetidas veces y vuelve años después hecho todo un hombre, completamente diferente. Aureliano se convirtió en el coronel Aureliano Buendía, que ganó treinta y dos guerras, engendró diecisiete hijos, todos con distintas mujeres. Y que en su ya avanzada vejez llena de recuerdos y rutina, muere en el patio de casa de los padres y con el ciclo de los pescaditos de oro.

Úrsula siempre que fue útil, ayudaba, a pesar de su poca visibilidad, y se encontraba al tanto de lo que sucedía en casa y quiénes la habitaban. Amaranta nunca se casó y hasta el último respiro que dio en la vida lo hizo conservando su virginidad.


La casa de los Buendía siempre fue una casa de locos, no sólo porque los Buendía en sí eran todos unos personajes, sino también porque en ese lugar se podía encontrar personas de cualquier lugar, pues Macondo llegó a ser un pueblo muy popular en la Ciénaga, al que muchos acudían, así pues algunos se alojaban en la Mansión Buendía.

Macondo pasó de ser un pueblo pequeño de unas pocas casas, a un extraordinario lugar donde se podía encontrar de todo, la calle de las tiendas, una plazoleta, un cementerio, el cual no fue hasta mucho tiempo después que surgió. Llegó a crecer tanto que contaba con su estación de tren (gracias a uno de los Aurelianos) e incluso algunos norteamericanos llegaron  a vivir en el lugar.

Melquíades murió viviendo en casa de los Buendía. Antes de fallecer dejó unas anotaciones que no podrían ser leídas hasta haber transcurrido cien años.

Amaranta y Rebeca (Buendía adoptada)  estaban interesadas en un joven italiano, Pietro Crespi, él tenía una tienda en Macondo y le interesaba Rebeca. Sostuvieron un noviazgo  pero cuando José Arcadio volvió a Macondo, Rebeca se volvió loca por él, dejando a Pietro en un dolor muy grande, dolor que Amaranta pudo haber curado, sin embargo empeoró, pues por ella y su rechazo a casarse con él, terminó quitándose la vida.

Con el gran avance del ferrocarril, algo que nunca se había oído en Macondo, éste tuvo mayor interés en los forasteros para ser visitado. Gracias a Aureliano Triste, el ferrocarril pudo llegar hasta ese lugar.

La muerte de José Arcadio Buendía era algo ya previsto, después de pasar mucho tiempo amarrado a un árbol, murió en cama. Úrsula tuvo una muerte tranquila. Amaranta tuvo el presagio de su propia muerte y ella misma realizó los preparativos.

Entre muertes y nacimientos, al transcurrir bastante tiempo, después de seis generaciones de los Buendía (de lo cual me reservo mencionarlas todas), el tataranieto nace con cola de cerdo. El padre Aureliano Babilonia, encontró aquello que Melquíades escribió, conforme lo fue leyendo, narraba la historia de todas las generaciones Buendía, Melquíades predijo todos los acontecimientos con cien años de anticipación y la estirpe llegaba a su fin.

  La familia Buendía y los acontecimientos sucedidos en Macondo son únicos, desde las relaciones de las cuales todos estaban al tanto, de las novedades que llegaban, de los individuos curiosos, de las guerras entre liberales y conservadores, del coronel al cual conocían  admiraban, de los avances como ferrocarril y luz eléctrica de las locuras, fiestas, borracheras, festejos, amores pasionales y demás, lo cual nos lleva a pensar que como Macondo no hay dos, gracias a José Arcadio Buendía que fue uno de los fundadores y esto gracias a alguien mucho más único en Macondo y en todo el mundo: Gabriel García Márquez.

 

No me atrevo a profundizar más en mi comentario respecto a esta magnífica novela, lo dejo a crítica de quienes lean esto. 

Encuesta  
   
Publicidad  
   
Directorio  
  DIRECCIÓN
Esperanza
Patricia

COLABORADORES DE CADA SECCIÓN

DAGA
*Danza

KIMISHIENNE
*Filosofía
*Cine

RAÚL
*Cómic
*Mitología

GATO
*Música

DANTE
*Anime

KATE
*Fotografía

LUIS ÁNGEL
*Pintura

YOLANDHA
*Ciencia

JOSÉ LUIS
*Historia

SUZET LOVEGOOD
*Sabías que...?

ESTHER
*Literatura Contemporánea

PATRICIA
*Ecología

ESPERANZA
*Literatura Clásica
*Cine de Arte y Culto
*Rebelión
 
Nosotros también queremos leerte  
  Ya sea en el Foro, escribiendo al correo: revista_acj@hotmail.com o simplemente dejando tu opinión en el Libro de Visitas. Elige la opción que quieras pero escríbenos!  
¿Dónde estás?  
   
Hoy habia 1 visitantes (22 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=